La Institución

El Consejo Moral Republicano, es la evocación del pensamiento del Libertador Simón Bolívar, hoy hecho realidad. Transcurridos 193 años desde que pronunció ante el Congreso de Angostura uno de sus más admirables discursos, donde no sólo fue enfático en cuanto a su desprendimiento del poder, sino que, además, exaltó la moral a lo largo de sus recomendaciones para la Patria que se estaba forjando.

“Moral y luces son los polos de una república; moral y luces son nuestras primeras necesidades”, dijo Simón Bolívar, esta es una frase que ha trascendido a lo largo de los años, tal vez un tanto incomprendida o poco asimilada. No fue hasta 1999, 180 años después de aquel Congreso y con la aprobación en referéndum popular de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, cuando realmente se dieron los primeros pasos orientados a darle vida a esta propuesta de El Libertador de crear un Poder Moral.

En los debates de la Asamblea Nacional Constituyente, que tuvo la misión de redactar la Constitución Bolivariana de 1999, se concibió la creación de dos poderes adicionales a la tradicional distribución de los poderes de Charles-Louis de Secondat (Montesquieu): Ejecutivo, Legislativo y Judicial. De esta manera, nacieron el Poder Electoral y el Poder Ciudadano, cuyo órgano de expresión es el Consejo Moral Republicano.

La Ley Orgánica del Poder Ciudadano contempla que dentro de las competencias que tiene el Consejo Moral Republicano, se encuentra la de promover la educación como proceso creador de la ciudadanía, así como las actividades pedagógicas dirigidas al conocimiento y estudio de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, promoviendo el amor a la Patria, las virtudes cívicas y democráticas y los valores trascendentales de la República, ello en consonancia con el sueño de Simón Bolívar. Otras de sus funciones son: la transmisión de valores como la solidaridad, la libertad, la democracia, la responsabilidad social y el trabajo, entre otros. Dichas funciones se vienen desarrollando a partir de la creación del Programa de Formación Ciudadana.